Argentina gana por individualidades y actitud mundialista

Por Emiliano Gatti

“Los vamos a hacer sufrir un poco” comentó Carlos Delfino luego del encuentro contra Alemania. Por su parte, tras la victoria ajustada contra Australia por 74 a 72, Luis Scola afirmó: “No tenemos el talento que pueden tener Estados Unidos o España, pero estamos bien”. Estas declaraciones anticipan como será el desempeño del conjunto albiceleste en los próximos partidos. Argentina no está para arrasar a los rivales, pero si para dar pelea a cualquier equipo hasta el último segundo.

El Mundial de Básquet Turquía 2010 comenzó el sábado. Argentina derrotó en el debut a Alemania por 78 a 74, con una soberbia actuación de Delfino, quien fue el goleador del partido al convertir 27 puntos en los 38 minutos que estuvo en cancha. Además, Luis Cequeira aportó mucha marca cuando el cansancio de los titulares era evidente. Sin embargo, a Hernán Jasen le pesó la responsabilidad de ser el reemplazante de Nocioni y Luis Scola estuvo alejado del juego ofensivo (aunque anotó 20 puntos) por la falta de precisión en los pases ejecutados por Pablo Prigioni. Fue victoria y muchas cosas a mejorar.

Australia, rival del domingo, asustó y sorprendió a los jugadores argentinos, que, pese a ganar, sufrieron hasta el último instante para asegurarse la punta del grupo A. En esta oportunidad, el héroe nacional fue Scola por sus 31 puntos y Leonardo Gutiérrez (17 tantos) por sus cinco triples, que sirvieron para descontar la ventaja que los provenientes de Oceanía tenían en el segundo tiempo, y para poner a la Argentina arriba en el resultado en el cuarto set (primera vez en el partido). Para este partido, Fabricio Oberto no participó por tener malestares estomacales y Jasen, principalmente en el inicio, estuvo inseguro y errático en los pases, sin olvidar que él perdió la pelota que derivó en el tiro de tres que Adam Gibson desperdició al final.

Estos partidos, en coincidencia con las declaraciones del santafesino Delfino y de Scola, dejaron en evidencia que a la generación dorada le faltan dos estandartes que brillaban en cada presentación de la selección. Las ausencias de Emanuel Ginobili y Andrés Nocioni son notorias porque se trata de jugadores de calidad que marcan la diferencia. Justamente, eso está faltándole a los dirigidos por Sergio Hernández para ganar con mayor facilidad y holgura a sus rivales, que lo disimulan con el coraje y la actitud con la que se impusieron  tanto a los alemanes como a los australianos en los dos juegos disputados en el Kadir Has Arena, en la ciudad turca de Kayseri.

Argentina, con cuatro puntos, se enfrentará mañana a las 15:30 con Angola, que tiene tres unidades al vencer 79 -65 a Jordania y caer estrepitosamente frente a Serbia 44 – 94, buscando mantenerse en la punta del grupo y ganar con un buen nivel de juego, no por la rica historia o por las individualidades que tiene este plantel. El camino recién comienza y la albiceleste quiere empezar a pisar fuerte…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Básquet. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s