La noche de las antorchas

Por Emiliano Gatti

Emanuel Ginóbili, el jugador más importante de la historia argentina del básquet, aún no había nacido. La “generación dorada”, medalla de oro en Atenas 2004, todavía no existía.

Oscar Furlong

En 1950 había un grupo de héroes que formaban parte de la selección nacional pero que no tuvieron la repercusión mediática que poseen en la actualidad Luis Scola al convertir más de 40 puntos en los Houston Rockets o Andrés Nocioni cuando fue obligado por Philadelphia Sixers a no participar de Turquía 2010 por una lesión en el tobillo.

Sin embargo, Oscar Furlong, Ricardo González y Hugo Del Vecchio fueron los primeros ídolos del deporte al ser los responsables de obtener el I Campeonato Mundial de Basquetbol Libertador General San Martín , disputado en el Luna Park.

Los dirigidos por Jorge Canavesi derrotó el 3 de noviembre a la potencia Estados Unidos por 60 a 54 en la final de la Copa del Mundo ante 20 mil espectadores que, luego del partido, festejaron llevando antorchas para recibir a los jugadores.

Del Vecchio, con 14 tantos, fue el goleador del partido, mientras que Furlong fue el mejor jugador del torneo y estuvo en el equipo ideal junto con Ricardo González.

Después de casi 60 años, Argentina está disputando otro Mundial en el que tiene grandes chances de pelear por el título, sin olvidar que puede volver a cruzarse en una hipotética final con Estados Unidos, un rival ya conocido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Básquet. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s