Aquella noche en Indianápolis

por Maximiliano Santillán

LLANTO. Scola no tiene consuela tras la derrota.

Polémica final si las hubo. Argentina jugaba ante la ya extinta Yugoslavia un partido que se definiría en tiempo extra. Por el lado nacional, Fabricio Oberto completaba un partido de ensueño, que cerraba con 28 puntos; Emanuel Ginóbili era otra figura que se estaba dando a conocer al mundo. Por el lado balcánico, Peja Stojakovic y Dejan Bodiroga, dos “NBA”, anotaban 26 y 27 puntos respectivamente y liquidaban aquella definición apasionante del Mundial de Básquet Indianápolis 2002.

Pero hubo otro hombre, llamado Nikos Pitsilkas, árbitro griego él, quien con su labor “fundamental” posibilitó la victoria serbia por 84 a 77 en periodo extra.

Dos acciones son recordadas del final del partido que transforman a Pitsilkas en el monstruo de posteriores pesadillas de los jugadores argentinos y en el ejemplo a no seguir por los jueces del alto nivel: con el resultado 75 a 75, en los últimos 17 segundos del partido, el griego cobró una falta inexistente de Luis Scola a Divac y, luego, “no vio” una infracción de Marko Jaric sobre Hugo Sconochini, cuando el marcador seguía igualado. Todo se derivó a tiempo suplementario.

Un equipo desencajado, molesto y fuera de foco, cayó en la telaraña serbia, quien, con únicas virtudes en defensa, sacó ventaja de los fallos arbitrales y de la frustración argentina para llevarse a su país el quinto título a nivel mundial.

Con la derrota consumada, la mayoría de los jugadores argentinos y Magnano se fueron sobre el árbitro y le recriminaron el fallo con todo tipo de improperios. Pero nada iba a cambiar aquella injusticia, aquél papelón del cual Argentina, el equipo menos encumbrado y con menos historia, era la víctima.

Aquella noche en la ciudad de los Indiana Pacers, a pesar de las adversidades, se estaba constituyendo una nueva camada de jugadores argentinos, que sería reconocida tiempo después como la Generación Dorada. El recuerdo de aquel partido se fue borrando, quizás, por resultados posteriores, que permitieron soñar con “cosas” mejores como un oro en los J.J.O.O.

Pincha aquí y mira los instantes finales del partido

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Básquet. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s